Ruta de las Salinas y marismas de Trebujena

Ruta de las Salinas y marismas de Trebujena | Fuente: Texto: Paula García Muñoz

Descripción de la ruta:

La ruta de Salinas y Marismas de Trebujena une el centro urbano de Trebujena con el Parque Natural de Doñana en un recorrido desde la campiña hasta las salinas y marismas. Este recorrido cuenta con un gran atractivo ornitológico, ya que pueds ver casi 3000 aves de unas 40 especies distintas.

Se accede desde Trebujena por la carretera que te lleva hasta el Guadalquivir. La ruta pasa por el embarcadero del Guadalquivir, recorriendo la parte izquierda del río por el Seno de Esparraguera, dejando algunas marismas a tu izquierda. Trebujena cuenta con alrededor de 7.000 habitantes y no es de gran extensión. Sus localidades vecinas por la parte de Cádiz son Jerez y Sanlúcar de Barrameda y por la parte de Sevilla, limita con lebrija.

Realizando la ruta de Salinas y Marismas de Trebujena pasaréis por el Río Guadalquivir, las Salinas de Nuestra señora del Rocío, el embarcadero, un punto de observación de aves, la punta de los cepillos, las salinas de Monte Algaida, una piscifactoría, el Pinar de Monte Algaida, la Ermita de Nuestra Señora del Carmen, la Marisma de Adventus, el embarcadero 2, el Cortijo de Adventus y acabaréis la ruta en el Municipio de Trebujena, donde podrás pasar la tarde y conocer mucho más este pueblo.

Para hacer esta ruta no es necesario obtener ningún permiso, lo que se recomienda es llevar ropa y calzado apropiados, dura unas 4 horas y media, tiene una dificultad baja y está perfectamente señalizada.

El paisaje de Trebujena alterna las marismas con colinas de tierras albarizas cubiertas de viñedo. El núcleo urbano de Trebujena destaca por sus calles anchas y largas y la blancura del conjunto.

Trebujena pertenece al marco del vino de Jerez- Xeres- Sherry y la Manzanilla de Sanlúcar, además de ser famosa por sus mostos, que son la mejor opción para degustar en este pueblo junto a sus ricos camarones o las angulas.

Debido a los humedales de esta zona se concentran la cerceta pardilla, focha-moruna y la malvasía, al estar todas en peligro de extinción hace que conviertan en esta zona en una de las más importantes de España.

Actualmente, las antiguas chozas marismeñas se han habilitado para poder gozar de unos días de relax y paz en medio de la naturaleza. Así que realizar esta ruta y quedarte a pasar allí unos días siempre es una buena opción ¡No te lo pierdas!

Observaciones:

Para hacer esta ruta no es necesario obtener ningún permiso, lo que se recomienda es llevar ropa y calzado apropiados, dura unas 4 horas y media, tiene una dificultad baja y está perfectamente señalizada.

Cómo llegar:

Se accede desde Trebujena por la carretera que conduce al Guadalquivir.