Cortijo El Guarda- Alojamiento Rural- Bed and Breakfast-Alcala del Valle Cadiz logo-1

Cortijo El Guarda – Alcalá del Valle

Dirección: Carretera de Olvera, CA-9107, sin numero KM 5 11693 Alcalá del Valle Facebook

Horario:

Del 1 de abril 1 al 1 de Noviembre

Pago con tarjeta:

Accesible: Disponible

El Cortijo El Guarda, en Alcalá del Valle, es un hermoso edificio de 500 años de antigüedad reconvertido en una pequeño y lujoso Bed and Breakfast, situado en un pintoresco valle cerca de la histórica ciudad de Ronda. Un elegante alojamiento rural en una construcción típicamente andaluza que ha sido recientemente reformado con mimo para mantener su estilo tradicional y dotarlo de los elementos de confort modernos.

El Guarda es un magnífico Cortijo de 500 años de antigüedad situado en un precioso entorno rural con impresionantes vistas y convenientemente próximo a los pueblos blancos de Alcalá del Valle, Setenil y Olvera y a poca distancia de una de las más bellas ciudades históricas de Europa, Ronda.

La historia de este lugar se remonta muchos siglos atrás,  durante los cuales tuvo varias funciones, como por ejemplo, ser la casa del guarda de una enorme finca vecina propiedad del obispo de Sevilla.

Entre 2008 y 2011 el Cortijo fue ampliamente restaurado y modernizado por excelentes artesanos locales. Se utilizó materiales reciclados y conservó sus características originales, además de combinarlo con mobiliario moderno y arte,  convirtiendo este remanso de paz en un ejemplo perfecto de ‘finca’ andaluza.

Es un alojamiento que ofrece calidez y confort, rodeado de la paz que ofrece su entorno situado en plena naturaleza. En el corazón de la Serranía de Ronda y Cádiz , sus propietarios , Hans y Miranda, han dotado de acento holandés a un cortijo andaluz de 500 años de edad.

Esta antigua casa del guarda, que formó parte de las propiedades de los Duques de Alba, te permite degustar un desayuno al aire libre con panes caseros, mermeladas y frutas, en un lugar perfecto, disfrutando del resplandor de las paredes de alabastro y tejas de terracota suave o su maravilloso patio adoquinado, que se prolonga más allá de la zona de terraza y piscina.

Su estancia aquí puede ser tan privada como desees y te permite desconectar de su día a día. El maravilloso comedor comunitario siempre te dará la bienvenida cada mañana bajo un techo con vigas de castaño. Después de una excelente cena en el pueblo, te podrás pasar por la biblioteca, admirar la colección de collares de Asia o disfrutar un rato junto a la acogedora estufa de leña en invierno; antes de retirarte a descansar.

Cada habitación, que combina lo mejor de la modernidad holandesa con la auténtica Andalucía, tiene una temática artística diferente y está dotada de todas las comodidades para convertir tu estancia en este rincón en una experiencia única.