Torre Alháquime

Torre Alháquime | Fuente: Textos: Patronato Provincial de Turismo. Foto: Andalucia.org

“Torre Alháquime, de pasado musulmán y tierra de antiguos bandoleros, ofrece un interesante conjunto de rutas que rememoran las hazañas de estos personajes proscritos. Sus calles, albergan importantes eventos de motor y visitarla se convierte en una experiencia agradable. ”

Torre Alháquime (la Torre de Alfaquín) es producto del dominio musulmán, siendo pieza clave en la frontera entre el Reino de Granada y el castellano. De la época nazarí conserva los restos de la muralla de su fortaleza medieval que rodean el casco histórico, con el Arco de la Villa.
En el trazado laberíntico de sus calles se enclavan sus principales monumentos: Parroquia de Nuestra Señora de la Antigua y el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que se sitúa en una plaza emblemática conocida con el nombre de El Santo.
La historia de la población de Torre Alháquime está vinculada al fenómeno del bandolerismo, ya que fueron muchos los proscritos que deambularon por estos parajes realizando sus hazañas. La villa incluso vio nacer a un hijo del legendario José María El Tempranillo. El visitante podrá realizar una ruta por estas tierras, ríos y cortijos, con el riesgo de sufrir un auténtico secuestro de bandoleros.
Los aficionados al motor tienen en esta localidad declarada Conjunto Histórico dos citas muy populares: la prueba automovilística Subida a los Remedios y una competición de Enduro.