Un finde de kitesurf, ballenas y gastronomía en Tarifa

Un finde de kitesurf, ballenas y gastronomía en Tarifa | Fuente: Textos y Fotos: Alberto Robles Tena y Destino Cádiz

Un fin de semana en Tarifa puede dar para mucho, desde un paseo en Paddle Surf por el río de la Jara, hasta un curso de kitesurf en la playa de Los Lances, pasando por una buena cena cerca del puerto marítimo o una salida a mar abierto donde es posible ver varios tipos de delfines y ballenas cerca de la costa marroquí.

Cualquier persona que le guste hacer deporte en contacto directo con la naturaleza y sepa apreciar espacios naturales tales como Punta Paloma o el Parque Natural del Estrecho sabe que debe visitar Tarifa al menos una vez en su vida.

Alojamiento en el Kitecamp de Tarifa

Lo que se presentaba como un fin de semana lleno de lluvia, nubes y poco viento acabó sorprendiéndonos desde el primer día ya que tras una mañana con algunas gotas, acabó abriendo el cielo y ya todo fue sobre ruedas en el pueblo de Tarifa.

Cuando llegamos al mediodía, no esperábamos gran cosa salvo otro camping más con bungalows y alguna que otra tienda de campaña. Para nuestra sorpresa, cuando aparecimos por la puerta del Kitecamp nuestras expectativas cambiaron muy positivamente.

Tras abrirnos la puerta Juanlu nos dimos cuenta que aquel lugar era uno de los sitios más especiales donde poder quedarse en Tarifa, con cabañas de madera y casas bajas con porche y tumbonas, aquel era el lugar perfecto para poder estar tranquilos, disfrutando del sonido de los pájaros y de nada más.

Cuando conocimos a los dueños Javi y Alberto pronto supimos que el fin de semana iría cargado de diversión y buen rollo. Aquello era como una gran familia donde te hacían sentir unos más de ellos.

El sábado tras un largo e intenso día de deporte, Javi, dueño del Kitecamp organizó una barbacoa para todos los que estábamos hospedados en las cabañas, en ese momento nos dimos cuenta que aquel lugar era especial.

Conocimos gente de otros lugares como holandeses que venían a practicar Kitesurf y un grupo de malagueñas que tras su primera experiencia aquí habían decidido repetir de nuevo este fin de semana. Y tras haber pasado el fin de semana allí, no nos sorprende que hayan vuelto a quedarse en el Kitecamp.

Paddle Surf SUP y Kitesurf con Kitecamp

El sábado amanecimos temprano con la idea de hacer algo de deporte con Alberto, dueño de la escuela. Cuando llegó, nos ofreció varias opciones como senderismo por la montaña, Kitesurf Paddle Surf .

Nos decidimos por el paseo en Paddle por el río Jara y un curso de Kite. Empezó explicándonos lecciones básicas dentro del camp sobre cómo remar y no perder el equilibrio.

Tras hinchar las grandes tablas y cargarlas en la furgoneta, procedimos a marcharnos hacia el lugar por donde entraríamos al río. No había más de 400 metros entre el camping y dicho lugar.

Estuvimos bastante tiempo navegando por el río en grupo, donde alguno cayó al agua debido al mal equilibrio o las bromas de algunos, en resumen, muchas risas y un tiempo super agradable para practicar este deporte. Cuando volvimos al punto de partida decidimos acercarnos al mar, ya que este río desemboca en la playa de Los Lances, y una vez allí intentamos coger algunas olas con las tablas de SUP.

Se nos hizo un poco tarde pero por suerte, para los tarifeños no hay hora exacta para comer, por lo que decidimos acercarnos a un lugar cerca del camp y comernos un plato del día bastante bueno.

Una vez cargamos las pilas, fuimos de nuevo al camp a por el material para el curso de Kitesurf, el cual lo hicimos justo cruzando la carretera, en la playa de Los Lances.

Al llegar allí vimos cientos de cometas volando, la mayoría en la parte de la arena, ya que eran escuelas y al igual que nosotros, estaban aprendiendo.

Tras una explicación teórica de Alberto como medida de seguridad, nos dispusimos a hacer volar nuestra cometa, y con su ayuda fue todo mucho más fácil. Por lo que en esa misma tarde ya tuvimos gran control con la cometa. Y ya estábamos listos para una nueva clase dentro del agua.

Avistamiento de cetáceos con Turmares por el Estrecho de Gibraltar.

El viernes después de una mañana de niebla y algunas gotas, se abrió el cielo al mediodía quedándose una temperatura agradable y una luminosidad perfecta para salir mar adentro en busca de cetáceos, animales fascinantes que muy pronto se dejaron ver.

Cuando fue la hora de marchar, estábamos un gran grupo de personas que zarpamos del puerto en dirección Marruecos, no llevábamos ni 20 minutos cuando uno de los encargados del barco avistó un Cachalote a lo lejos, nos avisó y como curiosos acudimos a la proa para poder divisarlo. Se dejó ver por la superficie varios minutos hasta que cogió el suficiente oxígeno para sumergirse a las profundidades y perderlo de vista.

Al cabo de unos minutos divisamos a lo lejos un gran número de Delfines Listados que se dirigían en manada hacia algún lugar del Atlántico, al principio no pudimos acercarnos debido a que se dirigía un gran carguero en dirección contraria a la nuestra por lo que esperamos un poco y ya pudimos acercarnos. Estos eran muy bonitos y les gustaba jugar delante de nosotros como si quisieran lucirse para todos los que estábamos allí presentes.

Una vez disfrutado con ellos bastante rato, nos dispusimos a acercarnos un poco a tierras españolas cuando de repente vimos otro Cachalote y este si que nos dió tiempo a llegar. Tuvimos la oportunidad de verlo bastante cerca, era un animal bastante grande y muy tranquilo, que navegaba por la superficie mientras cogía aire. Después de disfrutar unos minutos de él, se sumergió dejándose ver la cola entera y ya fue cuando decidimos volver al puerto de Tarifa.

Comer en Tarifa.

Dice la gente que vive en Tarifa, que este lugar es perfecto no solo por las condiciones climatológicas que permiten hacer deportes acuáticos de viento, sino también por ser un pueblo seguro y tranquilo con una buena gastronomía.

Hay innumerables lugares donde poder comer en Tarifa, y lo mejor de todo es que están abiertos a cualquier hora durante el día, ya que debido a que la gente está continuamente saliendo del agua, puedes encontrarte personas comiendo tanto a la una del mediodía como a las seis de la tarde.

En cuanto a los platos típicos, he de decir que no hay platos típicos, esto no quiere decir que no haya pescado frito, puntillitas o gambas. Sí las hay, pero al haber tanta diversidad de gente en el pueblo, muchos de los restaurantes son de personas de fuera, con lo cual hay lugares muy distintos, con platos típicos de varios países, lo que le da mucho valor a la gastronomía tarifeña.

Además de este factor, la relación calidad precio está genial en algunos sitios, da igual que esté en pleno centro, que en la carretera entre Valdevaqueros y Tarifa, pasando por Los Lances.

Las zonas donde más se concentran los restaurantes y bares son, llegando a Tarifa por la carretera, luego en la avenida principal, la Alameda, el centro y el paseo justo enfrente del puerto marítimo es donde más variedad hay y están todos muy cerca unos de otros.

De esta manera, lo que se planteaba como un fin de semana algo gris acabó sorprendiéndonos muy gratamente. Te reto a que te pierdas por las calles de Tarifa y realmente llegues a conocer cada uno de sus rincones mágicos, ¿te atreves?.