Catedral de Cádiz

Catedral de Cádiz | Fuente: Textos: Ayuntamiento de Cádiz. Fotos: Destino Cádiz.

La Catedral de Cádiz, obra de Vicente de Acero, es una espectacular obra arquitectónica que consigue conjugar un aire de originalidad al mezclar la tradición arquitectónica española con las formas barrocas procedentes de Italia.

Su construcción es promovida en pleno siglo de oro de la ciudad Cádiz cuando contaba con el monopolio del comercio americano para reemplazar a la Catedral Vieja de Santa Cruz que, debido a su antigüedad, se había quedado pequeña.

La construcción se vio sometida a distintos proyectos que modificaron los planes originales. De hecho, el templo no fue consagrado hasta un siglo después del inicio de los trabajos. Estos cambios de estilo quedan patentes en las zonas más altas de la Catedral: cúpula, torres y remate de la fachada principal.

El templo tiene planta de cruz latina con tres naves, girola y capillas laterales.  En el interior se abren un total de 16 capillas, entre las que destacan la de San Sebastián, que conserva un lienzo que representa a su titular, fechado en 1621 y obra del genovés Andrea Ansaldi; la de San Servando y San Germán, que cuenta con tallas barrocas  de Luisa Roldán, la Roldana, fechadas en 1687; la capilla de Santa Teresa que expone la custodia procesional del Corpus Christi, realizada en plata entre 1649 y 1664 sobre diseño de Alejandro Saavedra y, por último, la Capilla Mayor, que presenta un templete neoclásico de planta circular realizado en mármoles de colores y bronce dorado, siguiendo el diseño de 1790 de Manuel Machuca.

Mención especial merece la cripta, diseñada por Vicente Acero y concluida en 1726, presidida por un espacio rectangular con nichos para enterramientos, en cuyo testero hay un altar de mármoles genoveses del siglo XVII, con la imagen en mármol blanco de la Virgen del Rosario, imagen de estilo barroco de gran calidad atribuida al escultor italiano Alessandro Algardi. En la cripta se encuentran enterrados, además de los obispos de la diócesis, los ilustres gaditanos Manuel de Falla y José Mª Pemán.